Sexo y Salud

Una dieta saludable para sus hijos en estas vaciones

 

Cualquiera que sea el lugar elegido para las vacaciones familiares, generalmente los niños modifican todas sus rutinas, desde la hora de levantarse, hasta la hora de ir a dormir, y en todos los casos, la alimentación no es la excepción.

Durante las vacaciones, los niños se olvidan de las tareas y las responsabilidades escolares, duermen más y disfrutan de actividades y paseos llenos de golosinas y comida con alta densidad calórica, rompiendo el equilibrio entre lo que consumen y lo que gastan por lo cual no sorprende que ganen fácilmente peso.

Estudios han reportado que si durante dos semanas un niño sigue una alimentación basada en el consumo de grasas, azúcares simples (golosinas), gaseosas y nada de actividad física, su peso puede incrementarse entre 100 – 200 gramos cada día, lo que significa un aumento de entre un kilo y medio y tres kilos en dos semanas.

Una alimentación equilibrada en vacaciones, es la clave para que los niños no aumenten de peso durante este período. Sin embargo, para los padres resulta difícil poner freno a los pedidos de sus hijos durante las vacaciones escolares por lo cual es importante que los padres estén preparados para ofrecer opciones agradables y diferentes pero saludables.

Para esto es muy importante que los padres hagan un pequeño esfuerzo y sigan algunas de las recomendaciones que se presentan a continuación:

* Trate de ser creativo cuando ofrezca los alimentos, cambie la forma plana o usual de presentarlos, por ejemplo, utilice los moldes de las galletas para darles distintas formas.

* Reinvente las recetas que le ofrece a sus hijos durante el año escolar, modifique algunos ingredientes para hacerlas más coloridas y sanas. Por ejemplo trate de pasar de una pizza de solo jamón y queso a una con adición de vegetales.

* Combine diferentes colores en las comidas, busque devolverle el color a las comidas con la ayuda de las frutas o vegetales

* Tenga disponible en su hogar snacks saludables: frutas, vegetales, queso, galletas integrales, yogurt, cereales, leche y bebidas a base de malta.

* Tenga disponible bebidas saludables en su hogar como jugos naturales y bebidas a base de malta para contribuir con la hidratación normal.

* Trate de mantener los horarios de comida lo más estables posible y que sean cinco comidas durante el día. En los niños, los tres tiempos de comida no siempre son suficientes para satisfacer su hambre y proveer todos los nutrientes que necesitan. Las medias nueves y onces pueden proveer los nutrientes que les ayudan a crecer sanos y fuertes.

* En caso de que su hijo vaya a pasar unos días en clima cálido o realizando actividades bajo el sol, recuerde que debe estar bien hidratado, por lo cual, el líquido que usted le da normalmente seguramente no es suficiente, así que ofrézcale líquidos adicionales como agua mineral.

* Finalmente, recuerde que el que su familia y especialmente su hijo tenga una alimentación saludable durante las vacaciones no significa que no puedan comer nada “rico”, sino que deben equilibrar la dieta agregando frutas, verduras y actividad física.

Tags: , ,
Ubicada en Sexo y Salud · noviembre 16, 2012 · Comments (0)